Volver a página principal de Biografías de Mujeres Andaluzas

María Castellano arroyo

Primera Catedrática de Medicina en España. Jaén 6 de Enero de 1948


1) Miembro de la Real Academía Nacional de Medicina.

2) Entrevista en El País.

1) Miembro de la Real Academía Nacional de Medicina.

Tomado de la página de la Real Academía Nacional de Medicina

http://www.ranm.es/academicos/academicos-de-numero/1543-excma-sra-do-maria-castellano-arroyo.html Página vista el 22 de junio de 2013

Excma. Sra. Dª. María Castellano Arroyo

Catedrática de Medicina Legal. Universidad de Granada

Académica de Número Real Academia Nacional de Medicina

Sillónnº 19 - Medicina Legal -

Toma de Posesión: 22 de mayo de 2012

Discurso de ingreso:"La construcción de la Medicina Legal y Forense en España: Después de ciento setenta años, una tarea inacabada"

Contestación: Excmo. Sr. D. Vicente Calatayud Maldonado

Si está interesado en este Discurso, puede solicitarlo a la Real Academia Nacional de Medicina en la dirección secretaria@ranm.es

BIOGRAFÍA

María Castellano Arroyo nace en Jaén el día 6 de enero de 1948.

Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Granada en 1972.

Doctora en Medicina por la Universidad de Granada en 1977.

Especialista en: Medicina Legal y Forense, en Medicina del Trabajo y en Análisis Clínicos

Médico Forense por oposición en 1978

Profesora Adjunto de Medicina Legal en 1978

Amplía estudios en el Institut de Médecine Légale de Liège (Bélgica), con el profesor Armand André, durante el Curso 1978-79, realizando estudios e investigación sobre marcadores genético-moleculares aplicados a la investigación de la paternidad y a la identificación de indicios biológicos.

Catedrática de Medicina Legal de la Universidad de Zaragoza en enero de 1980, primera mujer que obtiene en España una cátedra en Facultades de Medicina.

Jefe de Servicio de Medicina Legal y Toxicología del Hospital Clínico Universitario de Zaragoza, desde 1980 hasta septiembre de 1996.

Académica de Número de la Real Academia de Medicina de Zaragoza desde 1986 hasta 1997; actualmente: Académica Honoraria

Catedrática de Medicina Legal de la Universidad de Granada desde septiembre de 1996 hasta la actualidad.

Académica de Número de la Real Academia de Medicina de Granada. Sillón nº 13. medicina del Trabajo. Discurso de ingreso: “Bosquejo histórico de la Medicina del Trabajo: La Medicina del Trabajo instrumento de desarrollo social y económico”. Fecha de lectura: 25 de junio de 2007.

Académica de la Real Academia Nacional de Medicina en mayo de 2012

Cruz de Primera Clase de San Raimundo de Peñafort, por su colaboración con la Administración de Justicia, en 1983

Medalla al Mérito Policial, con Distintivo Blanco, por su colaboración en la formación de la Policía Judicial española. Zaragoza 1992

Secretaria de la Internacional Academy of Legal Medecine, desde 1993 hasta 1998

Presidenta del Comité Organizador del XVº Congreso of de Internacional Academy of Legal Medecine. Zaragoza. 27-31de mayo de 1993.

Ha formado parte de las Comisiones de Ética y Deontología Médica de los Colegios Médicos de Zaragoza (1983-1996) y de Granada (1997-2010).

Vocal de la Comisión Central de Deontología. OrganizacióMédica Colegial (CGCM) desde 2010.

Ha publicado más de 300 artículos en las diversas áreas de la Medicina Legal y Forense.

Ha publicado más de 50 capítulos de libros especializados en Medicina Legal, Toxicología Forense, Derecho sanitario, Ética y Deontología médica y Medicina del Trabajo y salud laboral.

Ha sido autora de más de 300 ponencias e intervenciones en Congresos nacionales e internacionales.

Ha dirigido 33 Tesis Doctorales.

Líneas de investigación: Violencia en el medio familiar, Psiquiatría Forense (valoración del daño psíquico, valoración de peligrosidad… ), Derecho sanitario.


2) Entrevista en El País

Tomado de la página de El País, donde se publicón el 31 de Mayo de 2012

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/05/31/actualidad/1338494601_847074.html

Página vista el 22 de junio de 2013

ALMUERZO CON... MARÍA CASTELLANO

A igualdad de méritos, elijo a una mujer”

Castellano ha sido la primera catedrática de Medicina de España y la segunda académica

EMILIO DE BENITO Madrid 31 MAY 2012 – 22:13CET


Ante la idea de almorzar con quien fue la primera catedrática de Medicina de España, uno se espera encontrar a una venerable anciana. Pero la situación de la mujer en la Universidad ha ido paralela a la del resto de la sociedad, y aquel logro fue solo en 1980. Así que María Castellano (Jaén, 1948) es una mujer llena de vitalidad que da clase y conduce de Granada a Madrid y vuelta en el día para acudir a las reuniones de la Organización Médica Colegial, a cuya Comisión de Deontología pertenece, o a la Academia de Medicina, en la que ha ingresado hace una semana. “Soy la segunda en ser elegida”, dice sin falsa modestia. En su discurso denunció la situación de la medicina legal. “Hasta el Ministerio de Justicia nos ignora. Cuando convoca oposiciones a forenses no pide especialistas”, critica.

Ha elegido el restaurante sin dudar, como tampoco titubea ante la carta: “Steak tartar, un poco picante”. El local es un sitio tradicional de comida alemana. “En los sesenta y setenta era una novedad para los que veníamos de fuera; luego seguí viniendo con la familia. A mi hijo, que murió hace dos años de un cáncer de huesos, le encantaba”. Los ojos se le empañan al recordarlo. “Profesionalmente, la vida me ha tratado muy bien. Los logros han ido cayendo como fruta madura. Pero la vida me ha dado dos palos muy gordos”, dice en referencia a este fallecimiento y al de su marido, en 1993, en un accidente de tráfico.

Fue él, precisamente, el que le metió el gusanillo de la Universidad. “Era de una familia de médicos y tenía muy claro que quería ser catedrático”. Ella, no. “Yo venía de la prehistoria. Nací en Jaén, pero pasé los primeros años en una cortijada, sin luz ni agua corriente. Éramos unos 17 niños, y entre los padres de todos contrataron a un maestro, que se turnaba para comer en las casas”. La idea era que aprendieran “las cuatro reglas”. Pero “no se me daba mal, y cuando acabé PREU me fui a Granada a estudiar Medicina”. “Era muy curiosa, y ver a mi padre cuidar a los animales o hacer la matanza me interesó en la anatomía”, dice sobre su vocación.

Como pasa con muchas mujeres que han sido las primeras en algo, Castellano reconoce que tuvo que esforzarse, pero no se sintió discriminada. “Mi marido fue mi gran apoyo, pero en lo intelectual. En lo doméstico era normal y tuve que conciliar y llevar la casa y mis tres hijos renunciando a la vida social”. Eso sí, ella sacó la cátedra antes que él. Luego, “a igualdad de méritos, siempre elijo a una mujer para mis equipos. Los feminizo. No por ideología. No estoy de acuerdo con las cuotas, es que la experiencia me ha demostrado que las mujeres tienen más capacidad para solucionar los problemas”.

Habla tranquila, igual que come. La ración, ya lo había avisado el camarero, es abundante, pero no queda nada en el plato. “Me gusta cocinar y lo mío son los pucheros. A mi madre, que vive en Jaén, le llevo los fines de semana”. Tampoco se la ve obsesionada con el trabajo. “Me quedan ocho años para jubilarme, y no creo que pida quedarme como emérita. Si sigo bien, me dedicaré a pasear. Conozco todas las capitales de provincia menos Zamora”.

Al acabar, lleva al periodista al coche. Las cajas con el discurso de ingreso en la Academia se amontonan en el maletero. “Leí una versión reducida. Esta es mejor”.