Volver a página principal de Biografías de Mujeres Andaluzas

Matilde Landa

Badajoz 1904-Palma de Mallorca 1942  Comunista. Destacó como miembro del Socorro Rojo Internacional en la evacuación de Málaga 1937. Victima de la represión franquista.

Tomado de Alejandra desde el más allá http://blogs.que.es/3043/2005/09/25/matilde-landa-injustamente-olvidada-sale-luz-su-vida/ Página vista el 26 de mayo de 2012

Alejandra Arce | Domingo, 25 de septiembre de 2005

Matilde Landa  injustamente olvidada sale a luz su vida

Entre una multitud de personas con nostalgia  que vivieron en carne propia o indirectamente la dictadura franquista y la posguerra en  ese  ambiente, el salón de actos de la Biblioteca Nacional  una  vez más  ha sacado a  luz la  biografía de “Matilde Landa. De la Institución Libre de Enseñanza a las prisiones franquistas”, del autor David Ginard i Ferón  considerada como uno de los principales símbolos del  movimiento de  mujeres contra la dictadura.

David Ginard ( Palma, 1960) , doctor en historia por la Universitat de les Illes Balears, especializado en el estudio del movimiento obrero, la Guerra Civil y el franquismo, cuenta con numerosas publicaciones, ha escrito la biografía de Matilde Landa, donde rescata su infancia, adolescencia,  militancia y  los últimos años de su vida.

Hija del abogado  Krausista, Rubén Landa Coronado, nació en  Badajoz el 24 de  junio de 1904, en el domicilio familiar de la plaza de San Andrés(hoy Cervantes). Matilde tuvo tres hermanos: Aída , Rubén catedrático y pedagogo amigo de Antonio Machado, Jacinta directora de la Escuela Internacional y fundadora de la Escuela Plurilingüe en el Madrid republicano fallecidos en el exilio mexicano.

Matilde pasó su infancia y adolescencia en Badajoz, donde estudió el Bachillerato, pero en 1923  se trasladó a Madrid para estudiar la carrera de Ciencias Naturales. Durante la Segunda República inició su militancia política. Ingresó en el PCE poco antes de la Guerra Civil, gracias a sus contactos con el activista italiano Vittorio Vidali ‘Comandante Carlos’ y  amiga la fotógrafa Tina Modotti. Tras el golpe de Estado de julio de 1936, se incorporó a las tareas sanitarias en un hospital de guerra de Madrid. Pronto pasó al Socorro Rojo Internacional, colaborando en la evacuación de Málaga (febrero de 1937) yen 1938, a la sección de información popular del subsecretariado de Propaganda del Gobierno Republicano. Recorrió por entonces numerosas ciudades de la Península, en las cuales organizó conferencias para levantar la moral a los combatientes republicanos. En esa época conoció a Miguel Hernández quien le dedicó el poema ‘A  Matilde’.

El 26 de septiembre de 1939 ingresó en la prisión de Ventas, donde realizó la tarea de ayuda a las presas condenadas a muerte a través de la famosa ‘oficina de penadas’. Condenada a la pena máxima, gracias a los oficios del filósofo García Morente consiguió que le fuera conmutada por la de treinta años de reclusión.          

En junio de 1940, fue trasladada a la prisión de Palma de Mallorca, una de las más terribles cárceles de mujeres de la posguerra española, caracterizada por la masificación y la pésima alimentación. Al igual que en Ventas, Landa se convirtió de inmediato en un referente moral básico para las presas, encabezando las modestas acciones de resistencia que se desarrollaban en el penal.        

Su convicción y  mujer consecuente determinó que las autoridades religiosas de la prisión se interesasen de manera muy especial por su conversión al catolicismo, la cual hubiera constituido una victoria propagandística notable para el régimen. Así, desde 1941 se inició una presión para que se bautizara.

Una tarde del 26 de septiembre de 1942  cae desde una galería de la prisión, falleciendo. En la celda encontraron tres obras:Los escritos de Santa Teresa, las poesías de Bécquer y la edición completa de Quevedo.        

Con este desenlace trágico de Matilde Landa, este donde este. Su hija Carmen López Landa, Jorge J. Montes Salguero Consejero Técnico de la Biblioteca Nacional  y la Directora de la Biblioteca Nacional, Rosa Regás  junto al autor del libro David Ginard i  Ferón recordaron la importancia que  tuvo la  mujer en la  guerra civil.

Rosa Regás enfatizó “lamentablemente y en forma reiterada la mujer ha sido condenada al silencio tras la derrota Republicana supuso el aniquilamiento de lo más avanzado de una sociedad. Una sociedad surgió con intelectuales, maestros, poetas, feministas, miles de hombres y mujeres, que de las filas del Comunismo, Anarquismo, Socialismo buscaron  la manera de salir de la miseria física, moral e intelectual. 

“Queremos  que el siglo XXI  mujeres como  Matilde  Landa, Trinidad Gallego, Nieves Torres, Manolita del Arco, Josefina Amalia Villa y tantas  otras sean nuestro referentes y parece con la recuperación de sus autobiografías, el agua  vuelve a su  cause,  es como si concluyéramos  y comenzáramos a concluir  nuestra propia memoria”, manifiesto Rosa Regás

La directora y escritora reitero que aún hoy quedan  muchas  historias por contar y cree que tiene el deber de alentar a todos los jóvenes  historiadores para que sigan la línea que marca este  libro u otros como el de Tomasa Cuevas que se  presento en la Biblioteca. “Nosotros  no pensemos que el  trabajo esta hecho, que el tiempo esta pasado que ya no tenemos  que hablar  de  pasado, lo único  que tenemos es hablar  de futuro. El futuro sin  pasado y sin presente no es nada  y el presente sin pasado es todavía menos”.

Carmen López Landa hija de Matilde  recordó  a través de cartas el legado que le dejo su  madre a los  7 años se  lo explicaba con  lujo y detalles, ternura y firmeza en sus convicciones, que hoy en día la conmueven.  “Me considero que fui  privilegiada,  si comparo el destino de  muchos  otros  niños,  de la guerra  y de los que mi padres enviaron al exilio,  como los que se  quedaron en España y fueron victima del terror,  represión  y el  hambre de  posguerra. El franquismo y  su  mayor pilar  la iglesia  logro que el miedo se a apoderase de muchísimas  familias  y el silencios  de  los horrores  sufridos ha durado  mucho, durante  muchos  años.. demasiados años.

Voz entrecortada  y emociona, Carmen López Landa  recuerda como  se entera de la muerte  de su  madre  cuando tenia 11 años fue a través de un artículo del diario España Popular  del PC de  México, aparecía  un gran titular ‘Matilde Landa otra víctima del franquismo’.  Carmen  enfatiza “se  trataba  de mi madre, pero quisiera  aprovechar  esta  ocasión para decir que el mismo titular  me sigue   mereciendo  a todas las víctimas anónimas,  que  dieron  la vida  por sus ideales, por la  Republica hombres  y  mujeres.  También  a  los que no murieron , pero  perecieron toda clase de espantos. No es retórica es algo  que siempre  he llevado  clavado en el corazón”. 

Carmen López Landa termino su intervención con un párrafo de unas de las a cartas escrita por Matilde en febrero de 1941 desde cárcel de Palma de Mallorca, cuando aún no cumplía 10 años y vivía con sus tíos y primos en México. Carta  que su madre podría haber escrito ayer mismo, aclara Carmen.

“Las guerras, las  injusticias  y el hambre  azotan a  millones de  personas  y los niños  son las primeras víctimas inocentes,  los  más indefensos  y vulnerables de todo el horror desencadenado. Carmencilla querida chiquinilla de mi corazón, cuanto me alegra que estas bien  y contenta, el hecho  que tu hayas tenido la suerte,  de que te rodeen personas, que te  quieren tanto y se ocupan tantísimo de ti , no te haga  ser egoísta y olvidar  a los niños que han tenido menos suerte que tu. Piensa en ellos  y no olvides  sobre todo a  los que ….. ha dejado sin  padres  estos son  los más  desgraciados  y  los que merecen nuestra mayor atención creo que  no olvidaras y quisiera que todos  los días hicieras algo  por ellos. Esto no es sentimentalismo  ni caridad sencillamente  tu obligación.  

Un poema inédito de Miguel Hernández.

‘A Matilde’ de Miguel

En la tierra castellana
el castellano caía
con la voz llena de España
y la muerte de alegría.

Para conseguir la libertad de sus hermanos
caen en los barbechos los más nobles castellanos.

No veré perdida España
porque mi sangre no quiere.
El fascismo de Alemania
junto a las encinas muere.

Para hacer cenizas la ambición de los tiranos
caen en las trincheras los más nobles castellanos.

Españoles de Castilla
y castellanos de España
un fusil a cada mano
y a cada día una hazaña.

Voy a combatir al alemán que nos da guerra
hasta conquistar los horizontes de mi tierra.


Volver a página principal de Biografías de Mujeres Andaluzas