Volver a página principal de Biografías de Mujeres Andaluza
SI TE GUSTA ESTE ARTÍCULO COMPARTE EN
Tweet

CONCHA ROBLES PÉREZ

Almería en 1887- Almería 1922. Actriz de Teatro. Victima de asesinato machista.


Concha Robles


Concha Robles. Calle Älmedina donde nació

ESTAS REFENCIAS SOBRE CONCHA ROBLES Y TODOS LOS ARTÍCULOS QUE SE CITAN EN LA SELECCIÓN DE ARTICULOS QUE SE CITAN PUEDES BAJARTELOS EN UN  PDF PINCHANDO AQUÍ.


SELECCIÓN DE PRENSA DE LA ÉPOCA. Por BMA

Violencia de género (III): Concha Robles Pérez. Antonio Sevillano. El más serio y completo artículo sobre el tema que hemos encontrado (opinión de BMA)

EL TEATRO CERVANTES Y CONCHA ROBLES. Maribel García Sánchez

SELECCIÓN DE PRENSA DE LA ÉPOCA

Páginas escaneadas de los originales de  estos artículos en  PDF PINCHANDO AQUÍ.

Violencia de género (III): Concha Robles Pérez

Tomado de http://www.elalmeria.es/article/almeria/1210432/violencia/genero/iii/concha/robles/perez.html Visto el 01/07/2015

En el teatro Cervantes, inaugurado el año anterior, la trágica muerte de la actriz Concha Robles a manos de su marido -comandante de Caballería- conmocionó a Almería la noche del 21 de enero de 1922

Antonio Sevillano / / Historiador | Actualizado 17.03.2012 - 01:00

HAY quienes se dedican impunemente a propalar cuentos chinos en forma de leyendas y relatos asustaviejas. Historietas en las que cualquier parecido con la realidad se asemeja lo que un huevo a una castaña. Como si en tiempos pretéritos no hubiésemos padecido a bastantes embaucadores expertos en ocultismo y adivinación, sucesos paranormales, duendes y ruidos extraños, espectros del más allá aparecidos a los de más acá e inclasificables gilipolleces varias, ahora sufrimos a otros especímenes más cercanos al friquismo pesetero que a la investigación seria y reglada. Con libelos al parecer de fácil venta. Y es que como sentenciaba el Guerra (el político no, el torero): hay gente pa tó. El problema surge cuando se involucra a determinadas personas ya fallecidas; exponiéndose, es una posibilidad, a un serio digusto por tergiversar hechos, fechas y ofender la memoria de esos difuntos.

Cuento todo esto porque, además, me duele que la calidad humana y artística de la actriz dramática Conchita Robles Pérez, querida y admirada en la ciudad, pase a la intrahistoria local como el fantasma que se enseñorea ¿por qué, para qué? del teatro Cervantes. Me indigna que un tan premeditado como alevoso crimen machista se reduzca a supercherías sobre apariciones incorpóreas. Para fantasma se basta y sobra el friqui melifluo y egocéntrico. En el polo opuesto se encuentran cuatro estudiantes del IES "Bahía de Almería" (Ainhoa Collar, Beatríz Plaza, Miguel Revueltas, Rita María Rodríguez) que tras un brillante trabajo interdisciplinar lograron una meritoria mención en el XV Premio de Investigación Educativa San Viator, recogida de manos del anterior ministro de Educación y Ciencia, Ángel Gabilondo. En este memorándum -inédito y bien documentado- se testimonian los valores de una mujer decidida, víctima de la maldad de un marido demente, y la relación de aquella respecto a la actual violencia de género (al grupo de jóvenes le debo las ilustraciones que mañana publicaré). Un crimen que sin ser el primero en nuestra capital, ni muchísimo menos, sí fue el que originó mayor escándalo y difusión nacional.

De la Almedina al Cervantes

María Concepción del Pilar, Fe, Juana Robles Pérez nació el 7 de octubre de 1887 en la populosa calle Real de la Almedina (domicilio de su tío José, concertista de guitarra). Desde enero de 2010 una modesta placa la recuerda en la fachada del nº 14, dedicada por el Ayuntamiento a solicitud de la AA.VV. Casco Histórico. Su niñez y adolescencia discurrió en la cercana vivienda familiar de c/. Clarín, hasta que se trasladaron a Madrid. Hija de Pura Pérez Vela (perteneciente a una burguesa saga de políticos y abogados) y de Juan Robles Yáñez, guitarrista (alumno distinguido de D. Julián Arcas), quien en documentos oficiales figura indistintamente como "artista" y "empleado" (tramoyista del Teatro-circo Variedades, en el Paseo). Concha era nieta paterna de un fundador (1852) de la Banda de Música de Almería y a sus 35 años no cumplidos estaba considerada una de las más sólidas actrices de la escena española y primera figura de la Compañía Tudela y Monteagudo. Con ella regresó a Almería para interpretar el abono en que se incluían obras dramáticas y comedias como El marqués de Chin-Lung (con esta debutaron el día 14), Las Flores, La verdad de las mentiras, Santa Isabel de Ceres, El gran Galeote y La huelga de los herreros.

De intachable moralidad, enérgica, de ideas progresistas y amiga de Carmen de Burgos "Colombine" (su hija María Álvarez, también actriz, remitió desde Madrid un solidario telegrama de condolencia). Poseedora de una suave belleza y exquisita voz, capaz de cantar cuplés a la altura -aquí exageraban- de Pastora Imperio, se había casado el 26 de julio de 1916, en Madrid, con Carlos Berdugo (con "b") Boti, comandante de Caballería. Viudo, con dos hijas de sus primeras nupcias y doce años mayor que nuestra paisana. Violento, celoso y posesivo, su relación marital resultó tormentosa y en ella sobraron vejaciones y, según la infortunada, lesiones físicas. El militar logró que Conchita abandonara su profesión, aunque transcurridos un tiempo reanudó la brillante carrera interrumpida (creyendo que a él le haría ilusión, le remitía las críticas favorables de allí donde actuaba). El regreso a las tablas nunca se le perdonó el iracundo esposo; y en estas circunstancias, separados de hecho -el mes anterior al crimen el juez que entendía la causa había fallado a favor de ella la solicitud de divorcio-, consumó la venganza precisamente en Almería.

Primer y único acto

Con inusitada expectación y el aforo vendido, el teatro Cervantes abrió sus puertas para continuar con el abono en cartel. En el primer acto de Santa Isabel de Ceres ("tragedia popular en cinco actos, original de Alfonso Vidal y Planas", a la que volveremos mañana), Concha hace un mutis. Cuando se dispone a regresar a las candilejas, desde su camerino observa horrorizada la presencia del ya prácticamente exmarido portando una pistola (había entrado fingiendo ser empresario teatral). Creyéndose así a salvo, se coloca detrás de un chaval de 16 años, Manuel Aguilar Ruescas, aprendiz de la imprenta de Celedonio Peláez, repartidor de la cartelería (aunque en el consejo de Guerra se afirma que es tramoyista). Suenan varios disparos y los espectadores irrumpen en una cerrada ovación, convencidos que se trataba de unos bien logrados efectos especiales, propios de la trama argumental. Sin llegar a comprender del todo la magnitud del suceso, muestran su desconcierto cuando el joven, asomándose al patio de butacas grita que los tiros son de verdad, que le han disparado a quemarropa. Ante el revuelo general aparece Conchita moribunda, mientras otra actriz, esta ilesa, se lanza sobre el foso de la orquesta dirigida por el músico almeriense José Sánchez de la Higuera. Cae el telón. El director teatral, Alfonso Tudela, al borde del escenario, confirma la cruda realidad. La recuestan sobre un sofá, donde agoniza a pesar de los esfuerzos de varios médicos presentes (Godoy Ramírez, Gómez Campana, Pelegrín Rodríguez, padre e hijo) quienes le atienden apresuradamente de unas heridas mortales en el tórax y cuello. Al chiquillo lo trasladan a la Casa de Socorro de la calle Murcia y seguidamente, ante la gravedad de su estado, al Hospital Provincial, donde fallecería al despuntar el alba. Aún se escucharía otra detonación en el coliseo: Berdugo Boti se intentó suicidar disparándose con la browing en la sien derecha. Una herida de la que asombrosamente no finiquitó, aunque al día siguiente los doctores Arráez y Gómez tuvieron que extirparle un ojo. Esto por la mañana, y por la tarde el entierro de los dos desdichados. El juez que la misma noche de autos se hizo cargo del caso, autorizó (antes de la preceptiva auptosia) que a ella la velaran en la en casa de sus primas Matilde y Anita García Pérez (calle El Pueblo, antes Cosario) y a Manuel Aguilar Ruescas en el Hospital Provincial. Del entierro y otros "flecos" del doble crimen me ocuparé igualmente mañana.



EL TEATRO CERVANTES Y CONCHA ROBLES

Por Maribel García Sánchez
Tomado de http://almeracultural.blogspot.com.es/2011/03/el-teatro-cervantes-y-concha-robles-en.html. Visto el 1 de Agosto de 2015. Publicado en el sitio del que lo hemos tomado en Marzo de 2011.
En la vida cultural almeriense hay que tener en cuenta el papel que desempeñaron los teatros de la ciudad. El progresivo desarrollo de la burguesía almeriense fomentó la construcción de estos edificios orientados al ocio, como es el caso de los teatros En la Almería del siglo XIX y principios del XX existía un núcleo importante de dicha clase social muy amantes del género dramático, de la ópera y la zarzuela. Casi todos estos teatros se situaban en el Paseo del Príncipe (actual Paseo) o en sus aledaños. De todos ellos destacar sin duda la soberbia construcción del Teatro Cervantes y relatar la historia trágica que allí se desarrolló al año de inaugurarse muriendo en plena escena la actriz almeriense Concha Robles, conocida como “Conchita Robles”.
El Teatro
La idea de crear y construir el Teatro Cervantes fue patrocinada en 1862 por un notable grupo de personalidades de ámbitos muy diversos. En 1864 se adquirieron los terrenos y en 1866 se contrató la apertura de los cimientos. Los planos se firmaron en el 1898 por Enrique López Rull, retrasándose el comienzo de las obras hasta 1910, siendo inaugurado el Teatro más importante de Almería en 1921. La tipología del teatro sigue el diseño de los Teatros Italianos, con el patio de butacas en forma de herradura para facilitar la visibilidad y la acústica y consiguiendo un espacio acogedor. Los palcos, con forma de balcones palaciegos, en su momento fueron propiedad de las familias de los accionistas, pasando de padres a hijos. El acceso al teatro Cervantes se hacía originariamente por la fachada del Paseo, que se ordena en tres pisos con motivos decorativos alusivos a su función: máscaras, liras, destacando el relieve del balcón principal: Miguel de Cervantes. Los brazos de las lámparas que simulan girasoles y la barandilla le dan un gusto modernista. En 1920 parte del inmueble fue adquirido por la Sede de la Sociedad del Circulo Mercantil e Industrial de Almería, actual propietaria del Teatro. Destaca su salón noble.
Concha Robles y la tragedia del Cervantes
En 1921 se inaugura el Teatro y en enero de 1922 se inauguraba en el mejor teatro de nuestra ciudad la obra “Santa Isabel de Ceres” que versaba sobre “Mujeres de vida alegre”. La protagonista era Concha Robles una hermosa mujer que había nacido en Almería en 1887 en la calle de la Almedina, hoy todavía está su casa en el nº 12 con una placa recordándola que se colocó en homenaje a ella recientemente. En su infancia marchó con sus padres a Madrid y allí fue donde le empezó a enganchar el “gusanillo del teatro”, ingreso en la famosa compañía María Guerrero, que se marchó a hacer las Américas. Ella no se fue por imposición de sus padres. Ingresó en otra compañía y estuvo de gira por toda España y el destino le llevó hasta Granada, donde conocería al Comandante Verdugo (**) un comandante de caballería muy estricto y celoso que le llevaba muchos años, se enamoró de él y al poco tiempo se casó, retirándola de los escenarios. Al principio bien, pero poco a poco los celos lo iban matando y haciendo la vida imposible a Concha, hasta llegar al extremo de no poder salir sola a la calle ni ir con él a tomar un café porque como era tan bella si alguien la miraba más de la cuenta montaba un espectáculo. Las escenas de celos cada día se repetían con más frecuencia hasta que ella ya estalló porque no podía vivir toda la vida así y finalmente se separaron y ella empezó una nueva vida, una vida donde entraba retomar su eterna pasión: el teatro. Fue afortunada cuando le dijeron que estrenaría la obra “Santa Isabel de Ceres” en su tierra “Almería” y en el recién estrenado Teatro Cervantes, pero que poco sabía ella sobre la tragedia que se le avecinaba.
Llegó el día del estreno el 23 de enero de 1922 (*) y toda Almería estaba impactante por ver el estreno de la obra aunque también había detractores por el argumento teatral. Ese día parece que vieron al Comandante Verdugo que se desplazó desde Granada alrededor del Café Colón bebiendo, no podía soportar que Concha Robles representase esa obra tan impura para él, hombre conservador y estricto y los celos lo mataban. También se repartieron folletos sobre la trama de la obra y en ella se incluía disparos. Parecía interesante.
Esa noche llegó y el teatro a rebosar esperaba la salida en escena de Concha Robles, una actriz de Almería. Empezó la representación de la obra y su marido Carlos Verdugo entró después aludiendo que era un productor teatral que quería hablar con Concha Robles, el portero lo dejó entrar pero el no se fue al patio de butacas, se escondió entre bambalinas. Y cuando se iba a representar la última escena y en un descanso de la obra, Concha Robles, en su camerino se preparaba para finalizar su gran obra. Cuando salió del Camerino y se disponía a dirigirse al escenario, se encontró con su ex marido, estupefacta lo único que le quedaba era arroparse detrás del joven de 16 años Manuel Aguilar que había sido el que había repartido los folletos y se encontraba entre bambalinas. Ella no pensaba que la crueldad de Verdugo llegaría hasta el punto de disparar a Manuel que cayó al suelo. Ella corrió hacía el escenario y el marido le disparó dos veces cayendo fulminante en el suelo del escenario muriendo al instante. Como en la obra había disparos, la gente empezó a aplaudir y Manuel Aguilar como pudo ensangrentado y herido de muerte dijo: ¡no aplaudan, no aplaudan! han asesinado a Concha Robles y cayó también al suelo. Carlos Verdugo se dio un disparo en la sien pero finalmente no murió. Las personas que estaban presenciando la obra en las primeras filas, salieron despavoridas y al momento llegó la policía y se llevaron al joven Manuel al Hospital Provincial. Allí murió al día siguiente. El funeral fue multitudinario, y pusieron los dos féretros en el Teatro Cervantes para dar su último adiós a un joven que comenzaba una vida y a una gran actriz de nuestra Almería.
En esta historia real de Concha Robles hay un misterio que rodea al teatro sobre la actriz, que incluso fue investigado por el programa “Cuarto Milenio”, con la ayuda de un investigador especializado en estos temas de enigmas y leyendas: Alberto Cerezuela. Se dice que los operarios del teatro y el portero cuando el teatro está vacío, escuchan ruidos de puertas e incluso la sombra con figura de mujer. Dicen que puede ser que sea Concha Robles que continua en el teatro su gran pasión y en su tierra y no sale de él porque no ha concluido su última escena.
Y como en todas las ciudades hay misterios y leyendas, este relato ocurrió y lo del espíritu de Concha Robles, leyendas son, eso cada uno puede dar rienda suelta a su imaginación, se han grabado sombras por la noche donde se observa un rostro deformado de mujer. No soy yo quien para juzgar un enigma sobre una historia que ocurrió realmente, ni para poner en duda la labor de especialistas en este tema, pero solo terminaré diciendo que no olvidemos que estas leyendas o misterios, son leyendas urbanas y forman parte de la historia de nuestra ciudad y en este caso de nuestro Gran teatro Cervantes y nuestra actriz almeriense “Conchita Robles”.

Publicado por Maribel García Sánchez

(*) Nota de BMA: En realidad fue el sábado 21 de Enero.

(**) Nota de BMA: La ortografía del apellido según aparece en la prensa de la época es "Berdugo"

Volver a página principal de Biografías de Mujeres Andaluza