Volver a página principal de Biografías de Mujeres Andaluzas

Agustina González López, “la Zapatera”.

Agustina Gozález Lópes. La zapatera prodigiosa

Política, escritora y artista (Granada 1891- Granada 1936). Se consiera que inspiró a inspiró Federico García Lorca para escribir “La zapatera prodigiosa. Murió fusilada por los franquiistas,”.

1) Doble velo de siencio

2) La primera zapatera prodigiosa

3) Bucear en la guerra civil

4) Sobre el feminismo en Granada 1920


(1) Doble velo de silencio

Dos investigadores reconstruyen la historia de Agustina González, política, escritora y artista granadina fusilada en octubre de 1936 .

12.10.2008- INÉS GALLASTEGUI

http://www.ideal.es/granada/20081012/sociedad/doble-velo-silencio-20081012.html Página vista el 17 de Julio de 2010.

SI no hubiera sido mujer, a lo mejor habría sido considerada un genio de la Generación del 27...», aventura la ginecóloga e historiadora Enriqueta Barranco. Agustina González López era escritora, pintora y política. Y un personaje muy peculiar en la Granada de los años veinte y treinta: Francisco Ayala la recuerda vestida de húsar y ofreciendo en el escaparate de su zapatería de la calle Mesones sus «opúsculos» repletos de ideas extravagantes. Pero Agustina era mujer y fue fusilada en los primeros días de octubre de 1936. Así que de ella sólo quedan algunos libros y un recuerdo borroso.
Barranco se topó con ella cuando investigaba, junto al profesor de Historia de la Medicina Fernando Girón, para escribir la biografía del político y rector Alejandro Otero, editada por CajaGranada el año pasado. Descubrió que Otero era uno de los personajes ilustres que avalaban la candidatura de esta mujer insólita, fundadora del Partido Entero-Humanista, en las elecciones de 1933. Sacó 15 votos.
«'¿Mira, ahí va la Zapatera!', se decía, y mis ojos se asombraban viendo a una mujer corpulenta, con moño castaño bajo aparatosos sombreros, y acaso una capa celeste de húsar hasta los pies -cuenta Ayala en sus 'Relatos granadinos'-. La Zapatera era una figura extravagante, probablemente una chiflada. Callejeaba mucho, entraba '¿y sola!' en los cafés y restaurantes y escribía cosas absurdas que hacía imprimir y ponía luego a la venta en el escaparate de su zapatería».
«La Zapatera era una mujer independiente, independiente también en cuanto a sus medios económicos, y la desaprobación social, apenas refrenada, tenía que desahogarse mediante burlas más o menos sangrientas -continúa el relato-. Tengo entendido (...) que en 1936, durante los primeros días de la sublevación, cuyos horrores hallaron escenario privilegiado en Granada, fusilaron a la Zapatera (...)». Julio Belza confirma en su libro 'Los granos de la granada' la ejecución de Agustina González junto a otras dos mujeres. En la ciudad circularon rumores de que la habían matado «por puta» o «por lesbiana».
Barranco y Girón -representantes de la Universidad en la Comisión de la Memoria Histórica- creen que nació entre 1883 y 1886, tenía medios económicos y viajó por España e Italia. Escribió varios libros, entre ellos 'Idearium futurismo' (1916) y 'Justificación'. Se declaraba feminista y católica. Le interesaban cuestiones como «por qué hay hombres afeminados y mujeres masculinizadas». En una de sus obras explicaba por qué decidió vestirse de varón y por qué en ocasiones prefería parecer una loca: porque la libertad no estaba permitida a las mujeres. Para tratar su «histeria», respetables médicos de la época le recetaron «friegas y reposo».
Saben también que sus dibujos y grabados los firmaba como 'Amelia'. Que una vez estuvo enamorada de un hombre que no le correspondió. Poco más. El resto es silencio. Y olvido.
igallastegui@ideal.es

(2) La primera zapatera prodigiosa

http://www.granadahoy.com/article/granada/345188/la/primera/zapatera/prodigiosa.html

Página vista el 17 de Julio de 2010.

Actualizado 08.02.2009 - 01:00

La autora prepara un estudio en vindicación de la personalidad de doña Agustina González López.En el café Suizo, vestida de hombre, exponía doctrinas libertadoras, pero la ciudad la relegó a la secta de los chiflados. Fue fusilada en Víznar junto a Lorca. Antes de caer pidió clemencia a las estrellas

|En el mismo escenario y por los días que fusilaron a Federico García Lorca, corría la misma mala suerte Agustina González López, La Zapatera, mediado ya el fatídico agosto de 1936. Días antes la habían trasladado, junto a las demás presas, de la inhabitable cárcel de mujeres, en Torres Bermejas, antigua prisión militar, al convento de San Gregorio el Bajo, en la Calderería, habilitado como establecimiento penitenciario. ¿Quién era esta mujer de la que ha pervivido en la ciudad un recuerdo esperpéntico, que ni su trágico final ha servido para reivindicar su valiosa memoria? Sigue integrada, con la divisa de su apodo, en la nómina y leyenda de personajes extravagantes de una ciudad tan pródiga a imponer sobrenombres con desdén y ojeriza, hasta el punto de oscurecer su identidad, como es el caso de Agustina, a la que se la conoce por "La Zapatera", por el hecho de que su padre tenía una zapatería, en la calle de Mesones. Agustina nació el 4 de abril de 1891, en la parroquia del Sagrario
El escritor granadino Francisco Ayala, en un escrito contra el machismo, confiesa que nunca supo el nombre de la llamada Zapatera. Ayala ha conservado el recuerdo de su notoria presencia y esnobismo de sus sombreros y capas y la sombra del escándalo popular que producía la mujer por entrar en lugares públicos y andar sola por la ciudad: "La Zapatera -escribe- era una figura extravagante, probablemente una chiflada, callejeaba mucho, entraba -¡y sola!- en los cafés y restaurantes y escribía cosas absurdas que hacía imprimir y ponía luego a la venta en el escaparate de su zapatería".
"Como bien puede comprenderse, conducta tal resultaba intolerable. La zapatera era una mujer independiente, independiente también en cuanto a sus medios económicos, y la desaprobación social, apenas refrenada, tenía que desahogarse mediante burlas más o menos sangrientas...". Francisco Ayala testigo en su niñez y adolescencia de aquella ciudad intransigente, sobre todo para la mujer que intentara escapar del modelo establecido, es decir a la sumisión y la ignorancia, recuerda el regocijo vejatorio a que podía ser sometida una "bachilera".
De sus tiempos de instituto retiene en la memoria un pequeño grupo de niñas, siempre acompañadas, que asistían a las clases y una y otra, permanecían en un cuarto separadas de sus compañeros.
Y de aquella época tiene grabado un afrentoso episodio que vivió la directora de la Escuela Normal de Maestras, un día que se disponía a dar una conferencia en el Centro Artístico, ante una sala repleta de hombres. La profesora de gran prestigio cultural, empezó diciendo: "Señores, voy a ser brevísima".
En la sala estalló un vozarrón: "¡Superlativo de breva!".
Y esta frase cortó en seco la disertación, ante el clamor de risas y mofa de la sala. La intencionada anécdota machista, revestía también grosera connotación sexual, que ampliaba la provocación, rápidamente extendido por la ciudad, como un pleamar. El afán minimizador, el desdén, formaba parte de la estrategia machista y zafia, con que se anulaba la voluntad de la mujer, aniquilándole la palabra y atropellando la razón. Estas actitudes intimidatorias resumen a la perfección la desamparada lucha y confusión de la mujer para emerger de la ignorancia y alcanzar su liberación. Dentro de este ambiente de vacío y opresión hay que encuadrar el hazmerreír y la vejación de que fue víctima Agustina González, personaje insólito, carismático, que escapa del molde de aquella Granada levítica e inmovilista en franca lucha por mantener su emancipación y sus aspiraciones culturales y sociales. Su actitud suponía un intolerable desafío a los ojos de los detractores "cultos", más la comparsa de ignorantes, consideraban que Agustina enturbiaba su condición de mujer con sus aspiraciones de igualdad y progreso. Solo cabía una razón: su desequilibrio mental. Recurso muy socorrido durante siglos: No solo por maridos, sino también por padres y hermanos, ante ciertas actitudes consideradas transgresoras y en muchas ocasiones por intereses familiares, hereditarios (o de los tutores). Tenían licencia para encerrarlas de por vida en conventos, con la aquiescencia de la autoridad eclesiástica. La fuerte presión clerical, familiar y social podía clausurar para siempre el curso de una existencia.
El germen de la leyenda de Agustina González nació en el seno de su propia familia, tras un proceso de desconfianza, que la iba a enfrentar para siempre con el mundo que la rodeaba. La desconfianza de que una adolescente hubiese hecho frente a una situación comprometida. La desconfianza de la capacidad de Agustina por el hecho de ser mujer, hubiese sido diferente de recaer en su hermano. Solo bajo el prisma de enajenación, la familia y luego la sociedad, podía entender su interés por la aventura, el estudio, el progreso, la pintura, la literatura, el feminismo. Que una mujer actuara con valor, que expusiera sus ideas en público, que encabezara una manifestación de obreros o de mujeres del Albaicín por la carestía de vida, que hiciera frente a la Guardia Civil, que escribiera libros con ideas propias, que viajara, era claro indicio de un desequilibrio, por la terrible razón de que no eran cosas de mujeres.
Pasados los años, Agustina, consciente de los prejuicios que había tenido que lidiar en su adolescencia y juventud, escribiría: "Ahora las señoritas estudian, pintan, escriben, trabajan, salen solas y no está mal visto; yo que siempre he roto filas, no me negareis que en muchas de estas causas he hecho de Cristo. Ya pasó".
Todavía, en nuestros días en un libro sobre Granada, pervive aquella visión fanática, cruel, de los hombres de su época, aunque su intención sea deliberadamente irónica, conserva una fuerte carga de prejuicios. Sin embargo, para nosotros contiene otra lectura la imagen sugestiva de mujer emancipada y valiente, que amplía a nuestros ojos su valiosa personalidad. Cuenta el autor con una visión inmovilista: "... vestida de hombre en el salón del entonces café Suizo, a la hora de más clientela y subida en una silla, empezó a voz en grito a buscar prosélitos de sus credos libertadores".
Más adelante refiere la actitud de Agustina en el transcurso de una manifestación: "... la Zapatera sola, en medio desierta plaza [la del Carmen] frente a los Civiles se abrió el blusón como para dar más facilidad de penetración a los proyectiles y dio un grito que quiso ser lapidario pero que se quedó en cómico por venir de quien venía: '¡Cobardes! ¡Disparad y matadme! ¡Viva la anarquía!".
Agustina González, en 1928, empezó a publicar una serie de Opúsculos Filosóficos, sobre Las leyes secretas. En su Reglamento Ideario del Entero Humanista Internacional, aspiraba nada menos, que a borrar las fronteras, a crear la moneda universal; el Palacio de Todos, para dar alojamiento a los desheredados del mundo; grabar en una bandera blanca solo dos palabras: Alimento y Paz, para erradicar las hambrunas del mundo… Cuando se prepara para conquistar un escaño: su espíritu altruista la lleva a escribir en un manifiesto: "¡Humanistas, socialistas, sindicalistas, comunistas, libertarios! Votad a Agustina González López, que se presenta a Diputada para las Cortes constituyentes por las cuarenta y nueve provincias de España y por sus pueblos…".
Desde niña la lectura fue el campo de sus aventuras, donde espoleaba su curiosidad. Sobre todo en los libros de ciencia. Su pasión por la Astronomía la llevó a creer que, tal vez, en otra reencarnación, su destino fue el de astrónomo. De los siete a los nueve años estuvo interna en el colegio de Santo Domingo y, a esa edad, las monjas descubrieron su extraordinaria disponibilidad para el estudio de la Astronomía.
De ahí, que las gentes no entendieran cómo, en el momento de su fusilamiento en Víznar, alzara sus ojos pidiendo clemencia a las estrellas. Aquel gesto lo calificaron de escándalo y hubo quien hizo mofa de lo que creían debilidad. Claro, que peor fue la difamación. En el libro El asesinato de García Lorca, podemos leer el testimonio: "Trescastro exclamó: 'Yo he sido uno de los que hemos sacado a García Lorca de la casa de los Rosales. Es que estábamos hartos ya de maricones en Granada. A él, por maricón, y a La Zapatera, por puta".

3) Bucear en la Guerra Civil

La Real Chancillería elabora una guía para su archivo

VALME CORTÉS - Granada - 01/02/2010

http://www.elpais.com/articulo/andalucia/Bucear/Guerra/Civil/elpepiespand/20100201elpand_10/Tes/ Página vista el 17 de Julio de 2010.

...Cada mes se expone en el archivo un documento para difundir los fondos. De la jurisdicción de responsabilidades políticas se ha elegido en esta ocasión el expediente que se le instruyó a Agustina González López, conocida como la Zapatera, y en quien se cree que se inspiró Federico García Lorca para escribir La zapatera prodigiosa. Fue una intelectual y activa política feminista, a la que se acusó de extremista y revolucionaria, y que fue fusilada al principio de la guerra.

4) Sobre el Feminismo en Granada.

Tomado de Fagoaga de Bartolomé, Concha. La Voz y el Voto de Las Mujeres, 1877-193. Icaria, 1985.

Nota de BMA: Cuando se estaba intentaando formar la JUF (Juventud Universitaria Femenina)  Elisa Soriano entra en cotacto con Milagros Almenara y esta la dirite a nuestra "Zapatera prodigiosa"

Carta de Agustina González a E. Soriano, Granada, 28 de enero de 1920 (APES).:

«...en la Casa del Pueblo hay una sociedad de mujeres, bueno pues la sociedad está casi deshecha y no puedo darle la opinión de la "Agrupación femenina socialista" respecto al congreso sufragista pero en cambio puedo darle a usted mi opinión particular muy modesta y muy franca. La Agrupación está a falta de reorganizarse o de disolverse, no sé, lo cierto fue que pasó como la espuma de la cerveza; pienso que las mujeres que acudieron no eran mujeres ni de ideales, ni de cultura, ni de empeños por el mejoramiento y la causa feminista, así que no hemos perdido mucho. Ahora se asocian algunas obreras que hacen causa común con los obreros y según tengo entendido mejorarán los salarios.

Las mujeres granadinas son retrógradas y tradicionalistas, aferradas a las costumbres hasta cierto punto árabes, así que calcule usted es predicarles inútil y todo movimiento moderno y progresista les aterra, yo creo que serán arrastradas por las corrientes modernas pero arrastradas. Yo estoy desengañada y me parece que trabajaré poco aquí en la localidad, únicamente trabajo con el ejemplo pero no lo toman.

Con respecto a mi opinión sobre los dos congresos feministas de Madrid: que me parece muy bien que se celebre tanto el Sufragista como el que organizan las feministas españolas en honor de Concepción Arenal.

Pero me parece muy mal y muy descortés que vengan las extranjeras a España a hablar en lenguas extranjeras y la descortesía es más malo para el que la hace que para el que la recibe. Bienvenidas las extranjeras, pero muy groseras con hablar en el congreso otros idiomas que no sean el español...» 7

Los contactos con Granada no parece que dieran un resultado muy efectivo, a pesar de la propaganda realizada por la estudiante Milagros Almenara, que expresa así las dificultades:

«Me temo que sea un poco difícil reunir a mis compañeras, pues si bien hay algunas de amplia complexión y entusiastas de todo lo que tienda a mejorar las condiciones en que actualmente vive la mujer, he experimentado el disgusto de encontrar algunas que sacrifican el más alto de los ideales a un espíritu de contradicción o a una rencilla personal (al contrario de lo que debería esperarse de una muchacha que estudia en la Universidad) fieles cumplidoras de la rutina, desconfían de todo lo que les parece nuevo, sin pararse a pensar si será bueno, pues odian las innovaciones.

No obstante, en lo que el tiempo me permite, hago lo que puedo, hablando además de la Asociación a cuantas señoras bondadosas y altruistas conozco. Lo mismo espero que harán muchas de mis compañeras (...).» 8

Volver a página principal de Biografías de Mujeres Andaluza


...